5 Diferencias Entre Body Armor Masculinos Y Femeninos

Muchas son las reivindicaciones por parte de las mujeres que trabajan en cuerpos defensivos para conseguir adecuados materiales en su trabajo. La obtención y distribución de chalecos antibalas adaptados a su fisionomía es, actualmente, una de las más ansiadas peticiones.

Pero, ¿cuáles son la diferencias entre los chalecos diseñados para una fisionomía masculina y una femenina?

La forma de los chalecos femeninos

La principal diferencia entre ambos chalecos es la forma del mismo. El peso, aunque puede ser tomado en cuenta a la hora de diseñar un chaleco antibalas adaptado a la fisionomía femenina, no es uno de los factores más importantes. Es la forma del chaleco, más corto, flexible y ajustable para las mujeres, lo que permite que se adapte mejor a su cuerpo.

Amplitud del exterior

Mientras que los chalecos masculinos suelen ser rectos, adaptándose al torso, los de las mujeres están diseñados de forma diferente. En la zona posterior, los laterales tienen forma de abanico, para que se adapten al pecho. Además, los extremos del chaleco femenino suelen estar más abiertos que los chalecos masculinos, para evitar el roce de las axilas con el chaleco.

Talle

El talle de los chalecos femeninos es mucho más amplio y corto que el de los hombres, además de ajustable. Esto permite la fácil adaptabilidad del chaleco al cuerpo. Además, el talle corto permite que las mujeres tengan facilidad a la hora de acceder a sus herramientas de trabajo. El talle es un gran problema, ya que en los chalecos masculinos es demasiado largo para que resulte cómodo a las mujeres. Si el talle es demasiado largo, imposibilita la obtención de las herramientas de trabajo, normalmente localizadas a la altura de la cadera.

Velcros ajustables

Los chalecos femeninos suelen tener en los hombros y en la cintura velcros ajustables. De esta forma, tanto los hombros como la cintura estarán propiamente cubiertos por el chaleco. Esta es una de las partes más complicadas de construir en los chalecos antibalas. En muchas ocasiones, los chalecos denominados unisex no tienen cintas o velcros ajustables. Esto impide que tanto las mujeres como muchos hombres cuyo cuerpo no se adapte a las medidas establecidas del chaleco no se sientan cómodos usarlos.

Hombros flexibles

Una alternativa a los velcros ajustables en los hombros pueden ser cintas elásticas flexibles. Muchos chalecos tienen en su lugar hombreras rígidas. Esto provoca que, en muchas mujeres, el chaleco quede muy arriba, o muy abajo. Esto impide la protección total del torso y obstaculizando el acceso a las herramientas de trabajo.